Videos

Loading...

sábado, 11 de agosto de 2012

Una tarde de calor, me olvidé de ella al momento. He tenido varios viajes así, completamente marcados por el calor que se adueña, hasta ser lo primero que recuerdo de todo,  se nos pegaba la ropa, no podíamos pensar del calor ... solo nos sentiamos.
Los momentos frescos: meter los pies al agua helada, despertarte en la madrugada. Después sigue todos los momentos incómodos que se convierten en aventuras en cuanto regresas. Y por ahí, en último lugar, una frase en la calle que comenta, no dejo de notar el sesgo, que la cultura está en la calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada